T.S. Eliot

Santuarios de T.S. Eliot

Eliot compaginó su labor como poeta con diversos trabajos como ejecutivo. El diario The Guardian afirmó que su rara costumbre de maquillarse la cara en tonos verdes tenía como objetivo mostrar un aspecto más moderno, cadavérico o artístico, para no parecer “un empleado de banco”.

 

Despacho de T.S. Eliot en la editorial Faber & Faber, donde trabajó durante cuarenta años. Dos teléfonos, archivadores y material de oficina, sobre un escritorio propio de un entorno laboral.

 

T.S. Eliot (1888, San Luis – 1965, Londres)

Fue un poeta, ensayista, dramaturgo y crítico literario británico-estadounidense, una de las figuras más importantes de la literatura del siglo XX. Eliot nació en St. Louis, Missouri, pero se mudó a Inglaterra en 1914, donde pasó la mayor parte de su vida adulta. Estudió en la Universidad de Harvard, donde se graduó en 1909 y posteriormente obtuvo un doctorado en la Universidad de Oxford. En sus primeros años, trabajó como profesor y escribió críticas literarias para varias publicaciones.

En 1915, publicó su primer poema importante, «La canción de amor de J. Alfred Prufrock», que se considera uno de los poemas más importantes del siglo XX.  Eliot también escribió obras de teatro, así como ensayos importantes.

En 1927, se convirtió al cristianismo anglicano y su obra posterior refleja sus intereses religiosos y filosóficos. En 1948, se convirtió en ciudadano británico y más tarde se desempeñó como editor de la editorial Faber and Faber. En 1948, también fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

La poesía de Eliot se caracteriza por su complejidad, su habilidad para mezclar diferentes voces y estilos y su exploración de temas como la religión, la muerte y la soledad en la sociedad moderna. Su obra ha influido en muchos escritores posteriores y se considera una de las contribuciones más importantes a la poesía moderna en lengua inglesa.

Mejores libros

Canción de amor de J. Alfred Prufrock (1915)

La tierra baldía (1922)

Cuatro cuartetos (1943)

 

En Espacio para escritura encontrarás los escritorios de los mejores novelistas de la literatura universal.  Los lugares que inspiraron a los mejores escritores. Para un escritor su lugar de creación es un reducto sagrado donde siente la energía necesaria para poder fluir su arte. Algunos buscan la tranquilidad adecuada para que broten las ideas, otros un lugar donde insuflarse de la vitalidad circundante. La luz, el tamaño del espacio, el soporte o mueble sobre el que apoyarse o el asiento, si lo hay, en el que acomodarse, son algunos de los aspectos que más influyen en la elección.

Estos espacios se convierten en santuarios que reproducen una serie de condiciones favorables para su creatividad y poder así dar forma a  sus mejores libros, tanto novelas como ensayos, poesía y teatro. En ocasiones, lugares concretos, como un despacho, un rincón en el salón, la cama, un atril o una caseta en el jardín. En otras, lugares genéricos, como bares, bibliotecas o habitaciones de hotel. Intentando aislarse del mundo o tratando de fundirse en la muchedumbre. Unos, buscando silencio y tranquilidad para concentrarse. Otros, en busca de ruido y barullo. Redactando en papel con pluma, lápiz o bolígrafo, o tecleando una máquina de escribir o el teclado de un ordenador. Iluminados por un chorro de luz exterior o al refugio de una lámpara o un candelabro, en la penumbra.

¿Estás buscando información sobre algún escritor famoso? En www.espaciodeescritura.com lo puedes encontrar. Hemos recopilado las mejores imágenes de escritoras y escritores ordenadas por países. En cada ficha de cada escritor puedes encontrar sus principales datos biográficos, así como su obra y bibliografía principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *