Raymond Carver

Santuarios de Raymond Carver

Raymond Carver en su domicilio de Syracuse, Nueva York. Con apenas veinte años, Carver empezó a reconocer problemas de concentración ante la escritura y la lectura de obras narrativas voluminosas. Lo cual le hizo decantarse por la poesía y la narración corta.

Cuando se acusa una tendencia a la dispersión mental es importante que el escenario de trabajo carezca de muchos estímulos que te puedan sacar de la historia. Los escenarios de Carver parecen poco recargados, probablemente para evitar la distracción.

Aunque en las dos imágenes parece haber luz ambiental suficiente, también hay un flexo encendido incidiendo en el texto escrito, circunstancia que puede servir para resaltar la concentración.

 

«Allá por la mitad de los sesenta empecé a notar los muchos problemas de concentración que me asaltaban ante las obras narrativas voluminosas. Durante un tiempo experimenté idéntica dificultad para leer tales obras como para escribirlas. Mi atención se despistaba; y decidí que no me hallaba en disposición de acometer la redacción de una novela. De todas formas, se trata de una historia angustiosa y hablar de ello puede resultar muy tedioso. Aunque no sea menos cierto que tuvo mucho que ver, todo esto, con mi dedicación a la poesía y a la narración corta. Verlo y soltarlo, sin pena alguna. Avanzar. Por ello perdí toda ambición, toda gran ambición, cuando andaba por los veintitantos años. Y creo que fue buena cosa que así me ocurriera.

 Tengo clavada en mi pared una ficha de tres por cinco, en la que escribí un lema tomado de un relato de Chejov:… Y súbitamente todo empezó a aclarársele. Sentí que esas palabras contenían la maravilla de lo posible. Amo su claridad, su sencillez; amo la muy alta revelación que hay en ellas. Palabras que también tienen su misterio. Porque, ¿qué era lo que antes permanecía en la oscuridad? ¿Qué es lo que comienza a aclararse? ¿Qué está pasando?

Durante días y más días, sin embargo, pensé mucho en esa frase: Él pasaba la aspiradora cuando sonó el teléfono. Sabía que la historia se encontraba allí, que de esas palabras brotaba su esencia. Sentí hasta los huesos que a partir de ese comienzo podría crecer, hacerse el cuento, si le dedicaba el tiempo necesario. Y encontré ese tiempo un buen día, a razón de doce o quince horas de trabajo. Después de la primera frase, de esa primera frase escrita una buena mañana, brotaron otras frases complementarias para complementarla.
Puedo decir que escribí el relato como si escribiera un poema: una línea; y otra debajo; y otra más. Maravillosamente pronto vi la historia y supe que era mía, la única por la que había esperado ponerme a escribir.
Me gusta hacerlo así cuando siento que una nueva historia me amenaza. Y siento que de esa propia amenaza puede surgir el texto. En ella se contiene la tensión, el sentimiento de que algo va a ocurrir, la certeza de que las cosas están como dormidas y prestas a despertar; e incluso la sensación de que no puede surgir de ello una historia.

Primero es la mirada. Luego esa mirada ilumina un instante susceptible de ser narrado. Y de ahí se derivan las consecuencias y significados. Por ello deberá el cuentista sopesar detenidamente cada una de sus miradas y valores en su propio poder descriptivo. Así podrá aplicar su inteligencia, y su lenguaje literario (su talento), al propio sentido de la proporción, de la medida de las cosas: cómo son y cómo las ve el escritor; de qué manera diferente a las de los más las contempla. Ello precisa de un lenguaje claro y concreto»

 

Raymond Carver (1938, Clatskanie – 1988, Port Angeles)

Fue un escritor y poeta estadounidense conocido por su estilo minimalista y su representación de la vida cotidiana en la América rural. . Durante su juventud, trabajó como obrero y escribió poesía en su tiempo libre.  En la década de 1960, Carver asistió a talleres literarios en la Universidad de Iowa, donde conoció a otros escritores de la época.

Carver publicó su primer libro de cuentos, «Will You Please Be Quiet, Please?», en 1967, que fue bien recibido por la crítica. En los años siguientes, publicó varios otros libros de cuentos que lo consolidaron como uno de los principales exponentes del minimalismo literario.

A lo largo de su carrera, Carver luchó con el alcoholismo y tuvo varios problemas personales, incluyendo un divorcio y problemas financieros. Sin embargo, continuó escribiendo hasta su muerte en 1988, a los 50 años, debido a un cáncer de pulmón. Después de su muerte, su obra ha sido muy influyente y ha sido objeto de numerosos estudios académicos y adaptaciones cinematográficas.

Mejores libros

De qué hablamos cuando hablamos de amor (1981)

Tres rosas amarillas (1988)

Si me necesitas, llámame (2000)

 

En Espacio para escritura encontrarás los escritorios de los mejores novelistas de la literatura universal.  Los lugares que inspiraron a los mejores escritores. Para un escritor su lugar de creación es un reducto sagrado donde siente la energía necesaria para poder fluir su arte. Algunos buscan la tranquilidad adecuada para que broten las ideas, otros un lugar donde insuflarse de la vitalidad circundante. La luz, el tamaño del espacio, el soporte o mueble sobre el que apoyarse o el asiento, si lo hay, en el que acomodarse, son algunos de los aspectos que más influyen en la elección.

Estos espacios se convierten en santuarios que reproducen una serie de condiciones favorables para su creatividad y poder así dar forma a  sus mejores libros, tanto novelas como ensayos, poesía y teatro. En ocasiones, lugares concretos, como un despacho, un rincón en el salón, la cama, un atril o una caseta en el jardín. En otras, lugares genéricos, como bares, bibliotecas o habitaciones de hotel. Intentando aislarse del mundo o tratando de fundirse en la muchedumbre. Unos, buscando silencio y tranquilidad para concentrarse. Otros, en busca de ruido y barullo. Redactando en papel con pluma, lápiz o bolígrafo, o tecleando una máquina de escribir o el teclado de un ordenador. Iluminados por un chorro de luz exterior o al refugio de una lámpara o un candelabro, en la penumbra.

¿Estás buscando información sobre algún escritor famoso? En www.espaciodeescritura.com lo puedes encontrar. Hemos recopilado las mejores imágenes de escritoras y escritores ordenadas por países. En cada ficha de cada escritor puedes encontrar sus principales datos biográficos, así como su obra y bibliografía principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *